noticia

Los nuevos doctores de la EPS de Algeciras se invisten en una ceremonia en el Gran Teatro Falla 28 janvier 2019


Álbum de fotos

Vídeo resumen

El rector de la Universidad de Cádiz, Eduardo González Mazo, ha presidido la festividad de Santo Tomás de Aquino con el solemne acto de Investidura de nuevos Doctores y la entrega de los Premios Extraordinarios de Doctorado. La ceremonia se ha desarrollado en el Gran Teatro Falla de Cádiz con la presencia del Claustro, autoridades, comunidad universitaria, familiares y público en general. El catedrático de Cirugía de la UCA y presidente de la comisión gestora de la Universidad de Cádiz (octubre 1979 –febrero 1984), Felipe Garrido, ha impartido la conferencia magistral, titulada Recuerdos de la Universidad.

Un total de 70 investigadores en formación de la UCA se han investido doctores y una treintena han recibido el Premio Extraordinario de Doctorado en 2019, año en el que se conmemora el 40º aniversario de la constitución de la Universidad de Cádiz. Un acto que ha sido abierto a la ciudadanía, por eso en esta ocasión se ha elegido el Teatro Falla como escenario para albergarlo en el marco del Plan Estratégico Campus Universitario y Cultural de Cádiz; que tiene entre sus claves: la apertura y mayor conexión entre la universidad y la sociedad gaditana. Por parte de la EPS de Algeciras se investían los doctores Nuria Baladés Ruiz, Miguel Caparrós Espinosa, Fátima Zahra Mennaa y José Manuel Aguado Teixe, y recibió el premio extraordinario el Dr. Raúl Sarrias.

Una exposición fotográfica de los protagonistas y sus tesis de investigación se ha instalado en la plaza Fragela.

Previamente, el Claustro de la Universidad de Cádiz en comitiva se ha trasladado desde el edificio Hospital Real al Gran Teatro Falla. En paralelo, se ha inaugurado una muestra fotográfica en la plaza Fragela con 32 expositores con los nuevos doctores y el nombre de sus tesis de investigación. Su objetivo es dar mayor visibilidad a las nuevas generaciones de hombres y mujeres que investigan en la provincia de Cádiz y reforzar la difusión de su trabajo en su entorno social y cultural.

En su discurso de cierre, el rector de la UCA ha subrayado en primer lugar el compromiso de ser útiles a la sociedad de la Universidad: “tiene el deber y la obligación de rendir cuentas de las funciones que desempeña ante la ciudadanía. Somos servidores públicos encargados de formar a profesionales libres, críticos y responsables, y de generar y transferir conocimientos desde la investigación, la innovación y la transferencia”. En este sentido, ha recalcado que este acto es un ejemplo de esta demostración, a través de “la investidura de hombres y mujeres que adquieren el mayor nivel académico tras intensos años de investigación y el reconocimiento también a los premios extraordinarios de doctorado”. A los que ha agradecido su “incansable trabajo” y “compromiso y responsabilidad”.

González Mazo ha dado también las gracias a sus tutores y familiares por el apoyo y por ser la guía académica y emocional de los doctores. Asimismo, ha dedicado su agradecimiento al alcalde de la ciudad y a los responsables y personal del Gran Teatro Falla, por permitir que “el gran espacio escénico de la ciudad se convierta en paraninfo universitario, que acoge cada año la graduación de nuestro alumnado de Medicina, y que hoy deja a un lado durante unas horas el soniquete del tres por cuatro del concurso oficial de agrupaciones, que pone música y letra a uno de los principales patrimonios culturales de nuestra ciudad, por la acompasada sonoridad del Gaudeamus Igitur y el repertorio de emociones de nuestros nuevos doctores y premios extraordinarios tras años de trabajo riguroso y callado”. Otros actos académicos además se han celebrado en otros campus de la provincia y en teatros referentes como  Villamarta, Principal y Florida, muestran “la estrecha conexión de nuestra Universidad con la ciudadanía, sus instituciones y el tejido social, cultural y económico del entorno”.

Concretamente, con respecto al Campus de Cádiz, el rector de la UCA ha confirmado todo el trabajo que se está realizando en colaboración con otras instituciones, “una tarea para fortalecer el campus y revitalizar edificios históricos pero que, sobre todo, dinamiza y genera riqueza cultural, académica y económica”, para que sea Cádiz Ciudad Universitaria, aunque este apellido lo tenía hace ya mucho tiempo antes incluso de tener universidad, según el rector, puesto que es “una ciudad única con más de tres mil años de historia y con más de 400 años de presencia de estudios universitarios”. 40 años hace desde la constitución del primer claustro universitario, pero antes de esta fecha formal, González Mazo ha realizado un recorrido por los principales hitos previos que marcaron su preámbulo histórico, científico y académico como en el siglo XV la creación del Colegio de Pilotos de los Mares de Levante y de Poniente, el Real Colegio de Cirugía de la Armada en 1748, o la Escuela Industrial de Comercio y Náutica en 1852, los estudios de Magisterio con la creación de las Escuelas Normales de la Provincia en 1857 y ya en 1913, se avanza la primera solicitud a las autoridades competentes para que la ciudad contará con una universidad propia.

En su intervención, ha tenido palabras de reconocimiento para todos los que han sido partícipes en su crecimiento y desarrollo, especialmente a los rectores y sus respectivos equipos de gobierno (Felipe Garrido, Mariano Peñalver, José Luis Romero Palanco, Guillermo Martínez Massanet y Diego Sales).

El rector ha dedicado la última parte de su discurso a poner en valor el trabajo de estos doctores y de las personas que se dedican a la investigación y la docencia, afirmando que en la UCA se ha hecho un gran esfuerzo conjunto para que haya dos escuelas de doctorado y se haya pasado en menos de una década de cinco programas de doctorado a 18 en este curso. No obstante, esta labor – según González Mazo – necesita de la apuesta en I+D+i del Estado para poder seguir avanzando; ya que en la actualidad “se sitúa en torno al 1,2% de nuestro PIB, un nivel de inversión similar al de diez años antes, 2008”, mientras en otros países europeos como Suecia, Alemania o Dinamarca llega hasta el 3%.

Felipe Garrido como presidente de la comisión gestora de la Universidad de Cádiz ha realizado la conferencia magistral. Una entretenida y verdadera semblanza llena de anécdotas y recuerdos sobre hechos y personalidades que formaron parte de los primeros años de la historia de la Universidad de Cádiz. Ha explicado que “arrancó con un millón de pesetas y sin presupuesto previsto. Estaba todo por hacer. Venía de ser responsable del Campus por decisión del rector de la Universidad de Sevilla y tuvimos que decidir dónde ubicar los centros. Ya entonces, Ciencias estaba en Puerto Real”. En esos primeros días, no “teníamos ni Rectorado. El decano de la Facultad de Medicina nos dejó el despacho. Era una situación anárquica”, aunque poco a poco todo fue hacia adelante con las instalaciones en el Campus de Puerto Real, la cesión del edificio actual del Rectorado, la creación del escudo y la medalla de oro, así como los primeros doctor Honoris Causa como el universal Andrés Segovia o la institución de este acto de investidura de nuevos doctores.

Tras cuatro años de comisión facultativa, como ha detallado el catedrático Garrido, había que convocar las elecciones a rector: “nosotros nos excluimos totalmente y salió Mariano Peñalver que se jactaba de cantar en la coral UCA y de haber vivido en el Mayo del 68 de París”, una persona extraordinaria -según sus palabras- que decidió que la Facultad de Filosofía y Letras debía quedarse “como ente cultural dentro del pueblo” en la capital gaditana. Por último, ha rendido su agradecimiento a algo que ocurrió en 2001, su jubilación. Una época, en la que “no tenía obligación de hacer nada”, pero que por su incansable curiosidad y voluntad por aprender se dedicó a la elaboración de varias tesis doctorales en Historia Medieval, Filología Clásica y en Arte y Humanidades, gracias al apoyo de compañeros docentes y colegas académicos que “me ayudaron a vivir feliz” en estos años.

El rector, González Mazo, durante su intervención.